Pages - Menu

Masaje, terapias, meditación,...Todo aquello que nos ayuda a saber más sobre uno mismo y que puede mejorar nuestra calidad de vida.

domingo, 21 de febrero de 2016

El paso del tiempo





Hoy he leído un artículo en el que exponía la relación del masajista con el paciente, en concreto de personas mayores que tenían dificultad de movimiento  en las manos, que no pueden sostener las cosas, que no pueden hacerse el pelo y hablaba de la practica personal, del sentimiento de cariño del masajista al trabajarle suavemente las manos para que estas personas pudieran (dentro de su situación) tener algo más de movilidad o como mínimo intentar aliviar el dolor que pudieran tener.


Y es que muchas veces nuestro trabajo no solo es un trabajo físico, sino también un trabajo social, es una terapia donde  empatizas con el cliente, entiendes que lo que le está doliendo es normal y muchas veces nos encontramos con personas que no solo disfrutan del masaje, también de la compañía y de la conversación.

Sobre todo en personas mayores, les estas siendo de gran ayuda, el tiempo pasa, nuestras articulaciones y músculos envejecen, el masaje no solo es una terapia de sanación muscular o de tratamientos de estrés, es un intercambio donde el paciente va en busca de ayuda y el terapeuta se la da, se crea un vínculo especial, sobretodo en estos casos.

Muchas veces decimos, todos los sobreesfuerzos que hemos hecho de jóvenes, nos salen cuando somos mayores, y es cierto, con el paso de los años, nuestro cuerpo se resiente por eso es tan importante la prevención y la higiene postural.
Es algo que deberíamos de tener en nuestra mente, al sentarnos tener la espalda recta, al coger peso doblar las rodillas, etc… Aunque lógicamente esto va a depender de nuestra vida, de cómo vivimos y a que nos dediquemos.